viernes, 22 de abril de 2011

LA BELLEZA DE LA TRISTEZA



El nudo en la garganta. Los pasos en los templos. Un año esperando esa magia que se repite irrepetible. Tengo el alma huerfana de aquella esquina en la que apareces bajo una nube de incienso. Ya no se donde esconderme para no ver llover.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada