sábado, 19 de marzo de 2011

LA SOMBRA



Se recortó errática pero contundente. Miré al Señor en aquel altar tan poco transitado. No recuerdo su nombre aunque realmente poco importaba. Porque nada ni nadie iba a arrancarle la fuerza de su sombra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada